Presentaron programa para bajar reincidencia de condenados por violencia de género

El ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, junto a la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, y su par de Provincia, Estela Díaz, encabezaron el viernes la presentación de nuevos dispositivos de atención en “Nuevas Masculinidades” con el objetivo de bajar la reincidencia en los casos de liberados por causas de violencia de género.

Según se informó, el programa se implementará en 40 municipios de la provincia de Buenos Aires y los destinatarios serán sujetos en conflicto con la Ley Penal y que hayan ejercido algún tipo de violencia de género, con el objetivo de comenzar a construir nuevas formas de ejercer su masculinidad.

“Hoy presentamos una nueva política pública que ha promovido el Patronato de Liberados que tiene como objetivo llegar a los varones que han sido condenados por delitos de violencia de Género en la Provincia”, explicó Alak.

Agregó que “en este marco se pondrán en funcionamiento diferentes dispositivos en conjunto con las facultados de Psicología y Trabajo Social de la UNLP con el fin de iniciar una etapa de educación para que estos hombres aprendan a ejercer nuevas masculinidades”.

Detalló que el programa “será muy útil para el Poder Judicial porque luego de las medidas que también adopta como las sentencias condenatorias, libertades condicionales o prisiones domiciliaras, va a tener al Patronato de Liberados en un rol donde no solo brinde un servicio de contralor de la ejecución de la pena, sino también de inclusión social de los que han consumido la pena o están en ejercicio de hacerlo”.

“Lo que nosotros pretendemos hacer es bajar la reincidencia criminal, que en la Provincia de Buenos Aires es muy alta”, graficó.

Por su parte Gomez Alcorta sostuvo que “a través de esta iniciativa nos estamos haciendo cargo de una demanda histórica que a partir de 2015 se hizo carne en la sociedad. Es una demanda en la que, ni más ni menos, pedimos tener el derecho a que no nos maten más por ser mujeres”.

“Cuando hablamos de reincidencia en estos casos estamos hablando de una nueva situación de violencia de género. Necesitamos definir qué intervención tomamos como Estado para asegurarnos que esto no vuelva a suceder, más allá de la respuesta punitiva”, detalló.

Agregó que “trabajar con las mujeres es clave, pero también es indispensable trabajar con los varones para que estas situaciones no vuelvan a ocurrir”.

Según se informó, durante el año pasado, tras un trabajo articulado con la Dirección de Promoción de las Masculinidades del Ministerio de las Mujeres de Provincia, el Patronato capacitó a más de 150 trabajadoras/es de diferentes regiones bonaerenses, a fin de multiplicar los espacios de atención psico-socioeducativos para el abordaje de los varones que ejercen violencia de género; trabajo que posibilitó el lanzamiento de estos nuevos espacios.

Fuente: Télam