Carmen “Mimina” Arias de Castro y su paso por Magdalena en una muestra y homenaje en Galicia

Hoy se cumplen 100 años del nacimiento de Carmen Arias de Castro Montero, Mimina, quien fuera esposa y compañera de vida de Isaac Díaz Pardo, fundador de la fábrica Celtia – Porcelanas de Magdalena, en la homónima localidad bonaerense. Mimina, también artista y empresaria, vivió durante tres años en Magdalena, donde estuvo a cargo del área de decoración de la planta ceramista, enseñando el oficio a sus jóvenes trabajadoras. Hoy en Pontevedra, Galicia, la escritora y artista Loli Beloso que además es divulgadora de la obra de Díaz Pardo, inaugura una muestra en homenaje a quien fuera su esposa, allí participan varias artistas argentinas, una de ellas magdalenense.

Izquierda: Mimina, Isaac y el pequeño Camilo. Derecha: Trabajando en el esmaltado de piezas en Cerámicas O Castro.
Isaac y Carmen en O Castro, circa 2000. Foto: Eduardo Montes-Bradley

Hace dos años Loli Beloso visitó Magdalena y presentó en el Centro Cultural Abel Barragán una serie de joyas confeccionadas con fragmentos de Porcelanas de Magdalena, así como un libro titulado “Isaac Díaz Pardo para as nenas y nenos galegos” (Isaac Díaz pardo para las nenas y nenes gallegos). Ese evento funcionó como disparador para que un grupo de magdalenenses interesados en la historia y el patrimonio cultural local iniciaran una investigación sobre la fábrica fundada en 1956 por Isaac Díaz Pardo y otros intelectuales del exilio gallego en Argentina, como Luis Seoane y Xosé Nuñez Bua, y reunieran testimonios de personas que trabajaron en ella, mayoritariamente mujeres, así como imágenes de sus trabajadoras y trabajadores y de los juegos de vajilla y piezas atesoradas en las casas.

Loli Beloso en la inauguración de la muestra en su casa, 15-4-2021.

A partir de allí se generó un grupo público de Facebook, Celtia – Magdalena y el “Seminario Isaac Díaz Pardo 100 Años”, consistente en una videoconferencia colectiva entre Galicia y Argentina organizada desde la Dirección de Cultura de Magdalena, con la participación especial de su hijo Camilo y varias extrabajadoras de la fábrica, el día de su centenario, 22 de agosto de 2020. Luego se impulsó un proyecto para imponer el nombre del fundador de la planta a una calle en el lugar donde estaba ubicada la misma, aprobada por unanimidad en el Concejo Deliberante de Magdalena el 30 de diciembre de 2020.

A partir de estas iniciativas en locales, impulsadas por José Luis Meirás, Pablo Briguez y Rosanna D´ippolito, Loli empezó también a pensar en la cercanía del centenario de Carmen Arias de Castro, fallecida en 2013, e impulsar su reconocimiento, ya que más allá de haber sido “la esposa de Díaz Pardo”, Mimina fue fundamental para el desarrollo de sus proyectos industriales y culturales.

Esta tarde en la casa de Loli, en la parroquia de Tomeza, Pontevedra, Galicia, se inaugurará un homenaje a Mimina con motivo del centenario de su nacimiento. “El año pasado homenajeamos a Isaac por sus cien años y no quería que se olvidara el centenario de ella. Mimina fue un pilar fundamental en las joyas de Sargadelos. Fue creadora de muchas piezas y decorados para O Castro y Sargadelos, así como en las Porcelanas de Magdalena”, fundamentó la organizadora de la exhibición.

La muestra, que estará montada hasta el 23 de mayo, es también un encuentro de Galicia con Argentina y con Magdalena en particular, incluye una exposición de joyas y la presentación de un nuevo libro de Loli Beloso “Mimina Carmen Arias de Castro. A xoia máis marabillosa de Díaz Pardo e Galicia” (La joya más maravillosa de Díaz Pardo y Galicia). Colaboran en el homenaje artistas de Argentina como la reconocida ceramista y escultora Vilma Villaverde, Valeria C. Santiago, docente de la Escuela de Cerámica Fernando Arranz de Buenos Aires, y la creadora magdalenense Gisela Susana Arán. También forman parte de la muestra trabajos de Teresiña Reimundez, Zoila Sanjuán, Irene Silva Xiráldez, Gregorio Eduardo Sánchez y la propia Loli Beloso.

Placa realizada por la magdalenense Gisela Aran, incluída en la muestra.
Obra de Valeria Santiago, jefa de taller de la Escuela de Cerámica “Fernando Arranz” de Buenos Aires, inluída en la muestra.
Obras de Vilma Villaverde incluidas en la muestra:
Arriba, retrato de Mimina en relieve, a partir de una foto de infancia.
Al medio, pequeño busto realizado en la fábrica de Sargadelos en el año 1988 – porcelana que se ilumina, expuesto en la Bienal del Cairo, Egipto en 1996 en el Museo de El Cairo.
Abajo, foto del anillo que le regalara Mimina en 1988, realizado por ella misma, “está en mis manos de ceramista desde ese día del mes de julio hasta hoy, 2021, es decir que han pasado 33 años desde ese feliz momento”, dice Vilma.

Formada desde niña junto a la pintora coruñesa Lolita Díaz Baliño, que la llevó con ella a Madrid para entrar juntas en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, y posteriormente trabajando como su ayudante en la Escuela de Artes y Oficios de A Coruña, donde Lolita era profesora. Asimismo, en el curso académico 1941-1942 Mimina es profesora de Dibujo en el Instituto de la Mujer de A Coruña. Cuando se casó con Isaac en 1945, era pintora a los 24 años con grandes posibilidades de desarrollar una carrera prometedora. La vida junto a un gran talento como su esposo, creció en ella una admiración que con los años se ha convertido en un culto sin fisuras, lo que hizo que toda la documentación sobre la vida y obra de su esposo hubiera sido cuidadosamente archivada, incluso documentos, cartas, escritos, fotografías. , dibujos, prensa, información sobre obras pictóricas o cerámicas. Esa adoración por Isaac puede no entenderse bien hoy, argumentando que se trata de una simple sumisión de la mujer al hombre, un comportamiento enmarcado dentro de las actitudes machistas que condena la sensibilidad actual. Pero sabemos que la inteligencia de Mimina le hizo darse cuenta del enorme talento de Isaac, muy superior al de ella, con proyectos que superaban con creces los que ella misma tenía para sí misma. Isaac articulaba empresas de gran trascendencia que fue más allá de la simple carrera artística y Mimina, consciente de la responsabilidad que esto conllevaba, tomó la decisión de apoyarlo“, escribió hace tiempo su hijo Xosé Díaz.

Retrato realizado por Isaac Díaz Pardo en 1955 cuando Mimina cumplió 34 años.